viernes, 16 de octubre de 2009

Energia Masculina

Desde antes de comenzar mi formación como terapeuta me interese en los grupos de Hombres, pero no para hablar de futbol, coches, y mujeres, sino para hablar de nosotros mismos, de como nos sentimos, de escucharnos unos a los otros. Mis primeros contactos fue con las ceremonias de medicina que Josep Águila dirigía, Las ceremonias con el tabaquito fue mi primer contacto con la escucha, Josep pasaba el tabaquito a quien el creía que tenia algo que comentar, y cuando esa persona, hombre o mujer, hablaba, los demás escuchaban me gusto la forma y la energía que generaba en el entorno. Poco después de comenzar estas ceremonias, supe de los círculos de mujeres, que eran reuniones solo de mujeres para hablar de ellas mismas, me comentaron que también se realizaban círculos de hombres, pero que estos eran menos habituales. Organice dos sesiones con escaso éxito, el primero solo fuimos dos, y en el segundo fuimos cinco, pero debido a que no tenían relación con dicha ceremonias ni similares, y el hecho de usar el tabaquito (las personas que no fuman tienen endemonizados el tabaco como vicio y droga que produce una inmediata adición a ella, y obvian el carácter sagrado con el que se utilizo en las culturas originarias de su consumo) no se volvió a repetir.
Por otro lado me uní a un grupo de Hombres, en los que durante mas de dos años, con altas y bajas de hombres, hablábamos de nuestros sentimientos, de cómo nos desenvolvíamos en nuestro quehacer diario, todo esto en una rueda bien organizada y estructurada, donde cada hombre, tenia un periodo de unos 20 minutos para hablar sin interrupción, donde los demás escuchábamos, escuchamos sus palabras y silencios, sus expresiones corporales, a veces, y solo por decisión de quien tenia la palabra, admitían devoluciones al final de su tiempo, pero estas normalmente quedan para el momento en el que ya todos habían hablado.
Este pasado martes, un grupo de tres amigos hemos reiniciado este grupo de hombres, y para celebrarlo Quiero poner un texto que hace unas pocas semanas encontré en el blog Quillacamac sobre la energía masculina: Inti Raimy: Fiesta de la energía Masculina. He buscado mas información sobre dicha fiesta, pero no he encontrado de momento nada que no salga de una visión superficial normalmente desde el punto de vista folklórico para atraer turismo.
Y ya, para terminar, y remontándome a los inicios de este blog, su objetivo inicial fue la de compartir entre este circulo de hombres, no cuajo el fin aunque decidí continuar con el, y ya este es el 4 año de vida de este blog, cuanto ha llovido desde entonces.

Inti Raimy: Fiesta de la energía Masculina

La fiesta del sol es uno de los momentos más importantes del año, porque los hombres pueden conectarse directamente con su energía masculina, con una masculinidad diferente a la aprendida.

Se trata de una masculinidad en armonía con la feminidad,
una masculinidad que acepta su lado femenino, que se complementa y suplementa con lo femenino…

Así se produce el encuentro del sol y la Luna… en donde las mujeres podemos encontrarnos también con nuestro lado masculino, siendo las acompañantes energéticas de los hombres.

Durante el año las mujeres tenemos trece lunas que nos
acompañan, los hombres tienen dos soles guardianes: los de los solsticios… por ello es importante que los festejen.

Este Solsticio de Verano para nosotros estuvo muy cargado de emotividad, De reencuentro, de perdón, de amor… Los hombres hicieron su mándala y lo danzaron…. Fue fantástico…


Que viva el reencuentro del Sol y la Luna…

Mitakuye Oy Asin
Erlik Khan

2 comentarios:

anonimo dijo...

Felicitaciones por tu post,mis ancestros adoraban a la Luna,construyeron templos en honor a ella,las noches de luna llena danzaban hasta al amanecer,era un pueblo con una estructura social matriarcal,las mujeres practicaban junto con el hombre el arte de la guerra.Pero lo más singular era la práctica de la covada,que servía de reconocimiento de los recien nacidos por el progenitor.Consístia en que tras el parto,la mujer cedía el lecho al hombre,o le entregaba al bebé,con lo que los hombres fingían ser mujeres.El sol y la luna,el rey y la reina,danzando al mismo son.Gracias y un abrazo.

Saiwalunna dijo...

Hola! muy interesante tu blog!! muchas gracias por compartir :) te invito al mio, bye!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails